A una familia se le derrumbó el primer piso. Otras estuvieron sin energía eléctrica más de un día.


Los fuertes vientos que azotaron el sábado a la tarde al norte de Corrientes y Chaco, dejaron anécdotas tristes de relatar y ver. Elma Serrano, una vecina del barrio Quilmes, entre las calles Unahue y Hernandarias, recibió una visita inesperada en su jardín: el techo de su vecino, junto con los tirantes que lo sostenían, cayó en la propiedad. Las chapas tenían una largo de más 10 metros.

Voladuras de techos y horas interminables sin luz

En el barrio San Antonio, los vientos tiraron abajo el primer piso de una casa. “El tornado se llevó primero el techo y luego toda la pared”, contó a época Aldo Borda, un hombre de 34 años. Junto a su mujer y sus tres hijos se salvaron de quedar aplastados porque se refugiaron en la planta baja.

Una escuela del barrio Serantes también se sumó a las catástrofes, ya que un eucalipto gigante destruyó gran parte de la estructura.

Voladuras de techos y horas interminables sin luz

A esto se sumaron cientos de barrios que estuvieron más de un día sin luz, debido a la cantidad de postes de luz caídos y cables cortados. “Los operarios de la Dpec no dan abasto, trabajan sin parar desde que se inició la tormenta”, explicó a VíaPaís desde el área de prensa de este servicio.

Por este motivo, hubo cortes de tránsito frente a una de las dependencias por Avenida Maipú y por Ruta Nacional Nº12 a metros de la avenida mencionada anteriormente.

Los arreglos por parte de la Municipalidad de Corrientes continúan sin cesar, al igual que de la Dirección Provincial de Energía.






Comentarios