Tras el primer caso en el país en el que una mendocina se enfrenta a la ejecución hipotecaria, en Córdoba podría darse la misma situación en la que la damnificada es una familia de Villa María, que no puede hacer frente a la cuota de su crédito UVA.

Mirá también: el primer caso, en San Rafael Mendoza.

Tras los sucesivos aumentos, la familia de María Laura Álamo tuvo que dejar de pagar las cuotas en 2019 y, tras la caída del DNU que impedía las ejecuciones, el Banco Nación podría ejecutar su vivienda.

Así lo ha explicado la abogada Julia Irazoqui, que detalló que el caso de María Laura es especial porque la familia le presentó a la entidad bancaria un ofrecimiento para cancelar la deuda, pero fue rechazado.

“Para llegar a la suma adeudada habían tenido que vender las cosas de valor que le quedaban y apostaban a una refinanciación de la deuda no vencida. Sin embargo, luego de un mes, el banco no aceptó el ofrecimiento”, contó la abogada en declaraciones a Radio Villa María

Además, la representante legal reclamó que “el banco incumple la normativa dispuesta que instaura un tope a la cuota del 35 por ciento de los ingresos de los deudores”.

En tal sentido, comentó que María Laura había comenzado abonando 8 mil pesos por el crédito y en estos últimos meses la cuota ya supera los 30 mil pesos, cifra que es impagable para una familia.

Con la expectativa de crecer como familia, tomaron un crédito UVA de 1.700.000 pesos y ahora deben más de seis millones, en un panorama que encima se complicó porque les llegó la orden de ejecución hipotecaria.

“Somos la punta de un iceberg. Hay 3.000 familias en Villa María en la misma situación”, comentó Martín Abburra, pareja de Laura, a Villa María Vivo.

En tanto, Laura comentó que “vemos como una estafa que de un año a otro es más grande la deuda. No es falta de voluntad de pago. Pero más pagamos, más debemos. No evalúan el daño colateral que le provocan a todos los damnificados”, expresó.

“Fueron tres años que luchamos por nuestro hogar y el sueño de tener una familia. Estamos siendo abandonados por el Estado, que es socio solidario del banco. No se da una respuesta para los damnificados. Estamos a la deriva. Nos van a ejecutar uno por uno y no tienen idea de la desmoralización que están generando en las familias”, sintetizó.