Villa María: el mercadito de barrio que ofrece alimentos básicos al que no pueda pagarlos

Los fideos, entre los alimentos básicos que un mercado cordobés aporta a quien no pueda pagarlos (imagen ilustrativa).
Los fideos, entre los alimentos básicos que un mercado cordobés aporta a quien no pueda pagarlos (imagen ilustrativa).

“Si necesita, lleve sin cargo”, dicen los encargados del local de Don Piazza.

La crisis golpea siempre con más fuerza al que menos tiene pero por suerte siempre habrá una mano tendida en Córdoba, aun en medio de la tormenta, como en un local de barrio de Villa María donde ofrecen sin cargo alimentos de primera necesidad a todo aquel que no pueda pagarlos.

“Si necesita, lleve sin cargo”, es el letrero que se halla dentro del mercadito de Don Piazza, que lleva ya algunas décadas en el barrio San Justo y que hoy es atendido por los nietos de su fundador.

Entendiendo el momento que atravesamos, los encargados del local instalaron un carro con leche, pan, fideos y azúcar, con un cartel que invita: “Señora mamá: si necesita alimento para sus hijos, puede llevar sin cargo. Carrito solidario. Gracias”, escriben allí.

Desde el mostrador del negocio de calles Ramos Mejía, casi en la esquina con Ituzaingó, Analía, Loló y Gabriel dicen: “Empezamos nosotros. Pusimos algunos artículos de primera necesidad y, hasta ahora, nunca se vació”, dijeron a El Diario.

Seguidamente, explicaron que tras esa primera iniciativa, aparecieron clientes que se sumaron y también hacen un aporte: “vienen por ejemplo a comprar yerba y, de paso, compran un paquete de azúcar y lo dejan en el carrito. No es dinero lo que dejan, sino algún producto; casi siempre se trata de alimentos no perecederos”, refirieron.

Cada mañana, al abrir el negocio ya están listos los productos en el carrito y así empieza la cadena solidaria justo cuando la inflación castiga fuerte a los más vulnerables: “Lo empezamos a la mañana con pan, leche... y después se va manteniendo, porque la gente se siente bien participando de la idea y nadie se aprovecha”, destacaron.

“Tenemos clientes que viene todos los días con las monedas justas, entonces no resulta raro que alguien te diga que le alcanza para el queso, pero no para la crema... Igualmente, se va con la crema y con el queso”, comentaron por último.

Temas Relacionados