Villa María: condenaron a los abusadores que fueron descubiertos gracias a un pediatra

Tres de los condenados en Villa María por abuso sexual de una menor de su entorno familiar.
Tres de los condenados en Villa María por abuso sexual de una menor de su entorno familiar.

El médico advirtió signos de violación en una niña y se presentó en la Justicia.

En Tribunales de Villa María han dictado condena para cuatro hombres acusados de abusar de una menor de su entorno familiar, en un caso que comenzó a investigarse gracias a la denuncia que realizó un pediatra que atendió a la niña, en el hospital local.

//Mirá también: Villa María: ocho años de cárcel por abuso de una menor

El testimonio del médico que descubrió las marcas de los abusos que había sufrido la pequeña abrió la investigación en esta causa en la que fueron sentenciados a prisión con penas de 11 y 9 años, los miembros de un grupo familiar que abusaron de una niña.

Los condenados son Mario Delfor Fernández, de 64 años, su yerno Carlos Gonzalo Gegena, de 35, y sus hijos Rodrigo Fernández, de 20 y Leonardo Fabián Fernández, de 27.

Fue un pediatra del Hospital Regional Pasteur de Villa María el que descubrió la historia de horror de esta niña y se presentó en la Justicia, que pudo reconstruir y acreditar los diversos abusos en el tiempo, ocurridos tanto en la zona rural de Villa María como en domicilios de la ciudad.

//Mirá también: Villa María: agente detenido por abuso sexual habría estado implicado en otro hecho

Al mayor de ellos le aplicaron una pena de 11 años de prisión efectiva, mientras que sobre sus dos hijos cayó una pena de ocho años, como coautores de los delitos de “abuso sexual gravemente ultrajante, doblemente agravado por el vínculo y la convivencia reiterado” y “abuso sexual con acceso carnal, doblemente agravado por el vínculo y la convivencia, reiterado”, así como de “corrupción de menores agravada.

Gegena fue condenado a nueve años de prisión por ser autor de “abuso sexual gravemente ultrajante, reiterado” y “abuso sexual con acceso carnal, reiterado”, todo en concurso ideal con “corrupción de menores agravada”.