Tras cinco años viajando, un motociclista cordobés llegó a Alaska y ahora sueña con visitar Cordova

Efraín Ardini comenzó su viaje en 2017 y hace algunos días pudo llegar a su destino deseado. Aunque todavía va por más.

Travesía. El cordobés Efraín Ardini llegó a Alaska y ahora sueña con conocer la ciudad de Cordova (Gentileza).
Travesía. El cordobés Efraín Ardini llegó a Alaska y ahora sueña con conocer la ciudad de Cordova (Gentileza).

Efraín Ardini puso pausa a su vida en Córdoba y decidió perseguir un sueño. En marzo de 2017 comenzó un viaje en moto, con el objetivo de llegar a Alaska. Con paradas en varios países y enfrentando varias adversidades, el pasado 25 de abril, pisó el suelo deseado. Ahora, busca extender su camino y llegar a Córdova.

El cordobés habló con La Voz, y contó cómo fue la experiencia que le permitió recorrer más de una decena de países. Asegura que en el camino, sufrió el fallecimiento de su madre, donde sintió la necesidad de regresar a Argentina.

Travesía. El cordobés Efraín Ardini llegó a Alaska y ahora sueña con conocer la ciudad de Cordova (Gentileza).
Travesía. El cordobés Efraín Ardini llegó a Alaska y ahora sueña con conocer la ciudad de Cordova (Gentileza).

En marzo de 2020 estaba preparado para retomar su viaje, pero la pandemia de Covid-19 frenó el sueño. Con su moto en Canadá, pudo volar en noviembre de 2021. Antes de ingresar a suelo canadiense, debió hacer parada en Estados Unidos para su vacunación.

Llegar al objetivo

Tras ese proceso, volvió a tomar contacto con su moto y el lunes 25 de abril, cinco años después de su partida, pudo ingresar a Alaska. “La experiencia fue maravillosa. La mayor aventura de mi vida. Estuve en algunos de los lugares más increíbles del planeta. Estuve en la selva, en el caribe, en el desierto, en los salares”, contó a La Voz.

Asegura que conoció en profundidad cada país que pisó. En algunos estuvo un par de meses, aunque en Estados Unidos se detuvo seis. Respecto al tiempo de viaje y a la mantención del mismo, comentó: “A lo largo del camino mucha gente me ayudó de distintas maneras: me dieron un plato de comida, dinero e incluso hospedaje”.

A un paso de la meta final

Tras pisar Alaska, Efraín busca hacer algunos kilómetros más y llegar a Cordova, una ciudad ubicada en la desembocadura del río Copper. “Por una cuestión de presupuesto tal vez me vea forzado a emprender el regreso. Todavía me queda una vuelta muy larga para llegar a Cordova”, comentó.

Y agregó: “Es una ciudad costera que no se puede llegar por ruta, sólo se accede por ferry. El costo de los ferries necesarios para llegar son muy altos, sumado que el costo de vida y de combustible en Norteamérica está por las nubes. Todavía no bajé los brazos”.

Efraín cuenta con una página de Facebook e Instagram para poder recorrer con él cada uno de los países a los que arriba.

Temas Relacionados