En medio de las restricciones que recaen sobre Córdoba para contener la segunda ola de coronavirus, un peluquero de barrio San Martín fue noticia este miércoles al mudar su trabajo a la vereda. Debido a la imposibilidad de abrir su local por el DNU nacional, el profesional decidió atender a sus clientes directamente en la vía pública.

//Ver también: La Municipalidad de Córdoba eximirá de impuestos a los comerciantes de la ciudad

Se trata de Ugo Palacios, un estilista de esa zona de la ciudad que aseguró ya no poder cerrar su local. “No se trata de una protesta, sino una forma de trabajar, con lo que yo se hacer. Tengo que pagar impuestos, el alquiler y si no trabajo, no come mi familia”, aseguró el profesional en diálogo con El Doce.

Según indicó Palacios, con esta nueva modalidad solo puede recibir clientes hasta las 18 ya que después de ese horario está prohibida la circulación de los trabajadores “no esenciales”. “Para mi esto es esencial y dependo de mi trabajo”, señaló.

//Ver también: La Provincia analiza medidas para ayudar a los sectores más afectados por las restricciones

En cuanto a la respuesta de los clientes, el peluquero agradeció el apoyo pese a las condiciones. En este sentido, un cliente consideró que para Palacios “también es esencial ganarse su dinero y llevar su sustento a la casa”.