Un adolescente de 14 años terminó hospitalizado después de dispararse el arma que estaba manipulando. El accidente doméstico ocurrió en la localidad en La Granja y pudo ser una tragedia, pero -afortunadamente- sólo sufrió heridas.

El menor estaba en su vivienda junto a dos amigos de su misma edad, cuando comenzaron a manipular una escopeta cargada. En un momento, el arma se disparó y terminó con heridas en su rostro.

Fue atendido a un centro de salud local donde los médicos le detectaron algunas escoriaciones y quemaduras producto del roce de la bala.

Posteriormente, quedó en observación en el Hospital Infantil de la ciudad de Córdoba. Los oficiales que actuaron, secuestraron dos escopetas, un cartucho y la vaina servida del disparo que le ocasionó las heridas al joven.