Médicos cordobeses publicaron un comunicado tras las diferentes agresiones sufridas

Los trabajadores de la salud de la primera linea combaten el Covid-19 en el Hospital Rawson (Facundo Luque/Archivo).
Los trabajadores de la salud de la primera linea combaten el Covid-19 en el Hospital Rawson (Facundo Luque/Archivo). Foto: Facundo Luque

El Consejo de Médicos de la Provincia emitió una sentida carta en la que pidió que terminen los ataques que se vienen reproduciendo en Córdoba y el país.

El Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba (CMPC) difundió este jueves un sentido comunicado frente a las diferentes agresiones sufridas en el último tiempo tanto a nivel local como nacional. A través de esa carta, titulada “A nosotros también nos pasa”, los agentes de la salud pidieron que terminen esos ataques y las diferentes situaciones de tensión y violencia.

Los médicos también sufrimos la angustia de saber que la pandemia aún no termina. Los médicos también tuvimos perdidas de seres queridos a quienes no pudimos despedir. Nosotros también nos enterábamos por celular como evolucionaba un ser querido internado sin poder visitarlo”, reza el comunicado. Y agrega: “Vimos cómo se morían colegas por haberse contagiado en terapias tratando de salvar vidas de pacientes”.

En este sentido, los profesionales lamentaron que al igual que al resto de la población, “durante mucho tiempo no pudimos visitar a nuestros padres, y tuvimos que esperar para conocer a nuestros nietos”. “A nosotros los médicos, nos ha pasado y nos pasa lo mismo que a todos, desde las dificultades para viajar, tener que hacer colas en reparticiones o lo más elemental, como mantener una fuente de trabajo”, remarcaron.

Más adelante, los médicos subrayaron: “Nosotros fuimos y somos los que, con guardapolvo blanco y barbijo, nos acercamos a los pacientes contagiados sin medir riesgos, porque abrazamos una profesión que nos enseña cómo salvar vidas”.

Contundente respuesta a las agresiones sufridas

En cuanto a las agresiones sufridas durante el último tiempo, aseguraron que “estos dos años nos hicieron mucho daño a todos, en lo emocional, en nuestra salud y también en lo laboral”. “Frente a la angustia e impotencia colectiva, nadie merece ser agredido, nadie merece ser golpeado como una manera de canalizar una deplorable violencia nacida en la frustración y la sinrazón”, enfatizaron.

Debemos decir basta a las agresiones al personal de salud, son quienes van a estar siempre aun con dificultades y limitaciones, pero siempre vamos a estar”, expresaron. Y sentenciaron: “Nadie se merece ser agredido, tampoco los médicos, porque a nosotros nos pasa lo mismo que a todos, pero además tenemos la enorme responsabilidad de cuidar vidas, que es justamente nuestra misión en la vida, por elección y vocación”.

Temas Relacionados