El escándalo por las andanzas del médico falso de Río Cuarto crece como una bola de nieve y no deja de revelar un caos administrativo por el que varios deberán dar explicaciones, como en el caso de una de las facturas que Ignacio Martín presentó a la Municipalidad de Río Cuarto y que fue pagada por medio de la Fundación de la Maternidad Kowalk, por 12.960 pesos.

El dato despertó alarma ya que que muchos vecinos se preguntaron si, además de “trabajar” en el COE, el médico trucho había atendido a mujeres embarazadas, pero la Municipalidad lo ha negado con una extraña explicación que aclara por un lado y aporta más confusión por el otro ya que autoridades municipales explicaron a Puntal que “la factura presentada a la Fundación de la Maternidad se fundamenta en una razón administrativa”, debido a que en el marco de la pandemia, “hubo prestaciones que se pagaron a través de la Fundación por una cuestión de disponibilidad presupuestaria”.

Según se ha documentado, Ignacio Martín cobró de la Municipalidad el total de 86.960 pesos y entre esos dineros públicos, le facturó a la Maternidad Kowalk, aunque son las mismas autoridades las que aseguran que no realizó ninguna tarea allí.

De acuerdo a la investigación del medio riocuartense, la factura número 14 que Martín hizo en su calidad de monotributista, es por 12.960 pesos y se emitió el 4 de diciembre de 2020, por el concepto de honorarios médicos a la maternidad, aunque no puso un pie allí, confirman las propias autoridades que argumentan que se facturó así por una cuestión de dar “celeridad” en los pagos.