Un importante despliegue de efectivos policiales y peritos judiciales interrumpió la tradicional calma de Tío Pujio, a donde la fiscalía de Villa María arribó tras una pista en la búsqueda de Mariela Bessonart, desaparecida desde 2005.

// Mirá también: Villa María: 15 años sin saber nada de Mariela Bessonart

Todo el procedimiento y los resultados de las excavaciones realizadas en fondos de una vivienda de la vecina localidad a Villa María fueron mantenidos en riguroso secreto, según informó El Diario, este miércoles.

En tal sentido, la publicación da cuenta del despliegue de unidades del Departamento Unidades de Alto Riesgo (DUAR), un cuerpo de elite dependiente de la Dirección de Bomberos de la Policía de la Provincia de Córdoba, en la jornada.

Según testimonios recogidos en adyacencias, en la casona de la esquina de Neuquén y Catamarca se realizaron distintas excavaciones y el allanamiento del inmueble, por orden de la fiscal Juliana Companys, que mantiene el secreto sobre los resultados de estas tareas.

En la mañana del 28 de setiembre de 2005, Rodolfo Delpino llevó a su esposa Mariela con su auto y la dejó en el Centro de Villa María, para hacer unos trámites en un banco y ya nunca más se supo qué fue de la mujer.