“Me pone muy triste la muerte de Martillo. Era un peleadorazo, no le tenía miedo a nadie”. Así recordó Roberto Durán, panameño leyenda del boxeo mundial, a Juan Domingo Roldán, el ex pugilista cordobés que falleció el pasado miércoles de coronavirus.

Mano de Piedra evocó aquellos grandes duelos de la década del ‘80, ya que peleó con el campeón de los medianos, Marvin Hagler, un año antes de que lo hiciera Martillo en un memorable combate. La noche de marzo de 1984, cuando el campeón lo lesionó al incrustarle el pulgar en el ojo.

En una entrevista concedida a Tercer Tiempo por Radio Mitre Córdoba, comentó además que pudo recuperarse tras el contagio de COVID-19. “Caí enfermo en China, y yo pensaba que era un resfriado”, señaló.

“Con Martillo nos divertíamos, después de las peleas nos íbamos a tomar unas copas, porque a mi gustaba el whisky. Me tenían que sacar de los cabarets para ir a pelear, fui el boxeador más sinvergüenza” rememoró Mano de Piedra.