Murió Juan Domingo Roldán, Martillo. Vìctima del coronavirus. Entre los recuerdos de una carrera para la historia, aparece nítidamente la noche en que mantuvo en vilo a un país al enfrentar a Marvin Hagler, un campeón de peso mediano que era una Maravilla.

Martillo fue campeón más allá de que le faltó el titulo. Y podría haberlo ganado en lo que hubiera sido su noche de gloria, y hasta puso en la lona a Maravilla, porque era un pegador explosivo, digno de su apodo que lo acompañaba desde su Freyre natal.

Martillo Roldán: aquella leyenda que peleó con un oso y con una Maravilla como Hagler.

Esa noche del 30 de marzo de 1984 en Las Vegas, contra un monarca que defendía por novena vez su corona reconocida por la AMB y la CMB, el puglista cordobés que era manejado por Tito Lectuore y fue acompañado nada menos que por Carlos Monzón, acarició la hazaña.

Un golpe del campeón, con el dedo pulgar que se hundió en el ojo de Martillo, dejó a Martillo maltrecho. Perdió visión en el ojo derecho y también la fiereza y la confianza. Tiró la toalla en el décimo asalto, cuando Lectoure le pedía que no se rindiera. Y se enojó porque el cordobés no fue obediente.

Martillo se llevó una bolsa de 300 mil dólares, contra el 1,5 millones del campeón. Y la promesa de una revancha que nunca llegó.

La inolviable noche del duelo entre Martillo Roldán y Maravilla Hagler.ESPN