El intendente de Río Tercero, Marcos Ferrer, ha ganado notoriedad pública incluso más allá de las fronteras provinciales con su estilo directo para expresar sus pareceres sobre el combate a la pandemia del coronavirus y sus llamados de atención a los vecinos.

//Mirá también: Río Tercero: imponen trabajos comunitarios por fiestas clandestinas

Tras conocerse anoche el nuevo esquema de restricciones en Córdoba, el jefe comunal riotercerense volvió al ruedo para sumar su opinión y destacó que “había actividades que no daba para más tenerlas cerradas y era razonable de a poco volver a abrirlas”, consideró en declaraciones a Canal 10, este viernes.

Como es habitual, Ferrer puso el énfasis en los vecinos y declaró que “los contagios se dan en las reuniones sociales y castigar a otros sectores nos parecía injusto”, dijo en alusión a las actividades comerciales que se han visto restringidas en los últimos meses.

//Mirá también: Río Tercero declaró “persona no grata” a Carlos Menem

Sin desviarse mucho del tema, el intendente agregó que “si la gente no percibe una sensación de control y sanción nunca se va a comportar conforme a lo que está sucediendo”, comentó tras recordar que en su ciudad han aplicado trabajos comunitarios a los incumplidores pero lamentó: “Cerramos un gimnasio y vamos a la esquina y están jugando un partido de fútbol”, protestó.

“La circulación es uno de los motores principales de los contagios”, reiteró pero se mostró optimista para lo que vendrá y sostuvo que “hay que aguantar, yo creo que estamos cerca de lograr los objetivos... Yo creo que hay luz al final del túnel”, concluyó.