Tras dos semanas de agonía, falleció este miércoles el hombre que había sido baleado en Villa la Lonja, en momentos en que iba a un kiosco en busca de cigarrillos, en otra postal de la violencia y la inseguridad sin solución en la provincia de Córdoba.

El fallecimiento de Rubén Héctor Paredes, un fletero de 40 años de edad, fue confirmado esta mañana por fuentes oficiales a Cadena 3, que consignaron que el desenlace era inevitable.

La noche del 12 de noviembre, Paredes fue llevado en estado desesperante al Hospital Misericordia del sur de la ciudad, con pérdida de masa encefálica a causa de una herida de bala de fuego, reseñaron voceros policiales y médicos, este miércoles.

El Cara de Vieja, único sospechoso del crimen

Según las primeras averiguaciones del hecho, el hombre salió a buscar cigarrillos y en esto estaba cuando se cruzó con un personaje de La Lonja, a quien identifican como el Cara de Vieja, quien sería el autor del disparo asesino.

Todo indica que entre el infortunado fletero y su agresor había una rencilla de larga data, dado que el “Cara” tiene fama en la villa de provocar peleas, según declararon testigos en la causa que lleva adelante el fiscal Rubén Caro, quien ha ordenado la detención del sospechoso.