La inseguridad crece sin control en Córdoba, donde los delincuentes se adueñan de las calles y actúan con total impunidad sin respeto por el otro, como en el caso de estos malvivientes que desataron su furia sobre un muchacho que esperaba el colectivo para irse a trabajar en la mañana del domingo, en el barrio Los Químicos.

Sucedió todo en un abrir y cerrar de ojos, según relató Verónica Burgo, la madre de este muchacho que fue derribado de un golpe en la parada del ómnibus y que fue atacado a puntapiés mientras yacía indefenso en la vereda: “lo tiraron al piso, le patearon la cara y lo amenazaban con un cuchillo”, relató la mujer en declaraciones a Radio Suquía.

Fue a las 7 del domingo: “salía a trabajar, lo tiraron al piso, lo patearon y lo amenazaron con un cuchillo para robarle” sostuvo al tiempo que contó con alivio que tras ser internado le dieron el alta: “está en casa en reposo, el ojo no puede abrir”, detalló.

Por último la madre agradeció el valor y la solidaridad de los vecinos de bien, que salieron en su defensa y auxilio y remarcó: “hay un grupo de vecinos cansados. Hace un tiempo nos reunimos con la Policía, se logró más iluminación pero hubo un cambio de comisario y el poco patrullaje que había desapareció”, reclamó.