Fue formado en la Escuela de Aviación Militar, con sede en la ciudad de Córdoba; y su familia está radicada aquí. Se trata del capitán de la Fuerza Aérea Argentina Gustavo Argentino García Cuerva, desaparecido en acción durante la guerra por las Malvinas entre nuestro país y el Reino Unido sucedida en 1982. Este sábado a las 11, se inaugurará un monumento que lo recordará constantemente en Dolores, provincia de Buenos Aires, de donde era oriundo. Será en la rotonda de la Ruta 63.

En el lugar, se terminó de colocar este viernes un Mirage III recuperado a nuevo, gracias a la colaboración del brigadier Carlos Perona y de Ezequiel Martel (hijo de otro caído, Rubén Héctor Martel, comandante del Hércules TC 63 derribado el 1° de junio, dos semanas antes del final del conflicto).

//Mirá también: Malvinas: escritor británico publica sobre la valentía y el honor de los soldados argentinos

Durante el bautismo de fuego de la Fuerza Aérea Argentina, sucedido el 1° de mayo del ‘82, García Cueva fue derribado accidentalmente por fuego propio cuando trataba de aterrizar en la capital isleña intentando salvar su avión, justamente un Mirage III del Grupo 8 (Interceptores). Desafortunadamente, entró en alerta roja y no se pudo suspender el fuego de la artillería antiaérea argentina, guiada por radar. García Cuerva cayó en el mar, cerca de la costa. Hasta hoy, sus restos no han sido hallados.

El capitán de la Fuerza Aérea Argentina Gustavo Argentino García Cuerva.FFAA

Fuentes de la Asociación de Veteranos de Guerra de Malvinas (AVEGUEMA), que acompañarán en la inauguración del monumento, le comentaron a Vía Córdoba: “Nos hemos comprometido con los familiares del capitán García Cuerva a seguir buscando sus restos. Hasta encontrarlos. Es por eso que acompañaremos en el acto. Por nuestro compromiso en la búsqueda del camarada perdido”.

//Mirá también: Malvinas: el misterio de la tumba “C.1.10″, que se exhumará desde el lunes

La misma fuente le relató a Vía Córdoba: “Aquel 1° de mayo, Perona, que era el numeral de García Cuerva, fue derribado minutos antes que el aviador desaparecido sobre la isla de Borbón (Pebble Island para los habitantes del archipiélago). Fue rescatado por uno de los tres helicópteros de Aviación de Ejército que formaban parte de la primera misión que cumplió la segunda Sección de la Compañía de Comandos 601). Exactamente, el pilotado por el teniente primero Enrique Riis”.

La guerra por las Malvinas costó la vida de 649 efectivos argentinos y 255 británicos; además, de tres civiles isleños.