En Tribunales de Bell Ville, sudeste de Córdoba, tuvieron que recurrir a la asistencia de intérpretes del Instituto de Educación Superior de Culturas Aborígenes de Córdoba, para traducir una notificación al quechua, para una mujer que dio a su hija en adopción.

Se trató de un episodio inédito, en el que el Juzgado de Niñez, Juventud, Violencia Familia y de Género y Penal Juvenil de la ciudad de Bell Ville dispuso que una mujer sea notificada en quechua de la sentencia que declara a su hija biológica de ocho años, en condiciones de ser adoptada, informó el Poder Judicial de la Provincia.

La notificación se realizó durante una audiencia presencial que tuvo lugar en la sede del juzgado, donde asistieron la mujer, que sólo habla y entiende quechua, su hermano, quien es bilingüe, la jueza Noelia Azcona y la asesora letrada Vanesa Nigro.

La mujer expresó, a través de su hermano, que había entendido y que estaba de acuerdo con la decisión de la jueza Azcona de dar en adopción a su hija biológica a la familia guardadora donde la niña vive e identifica como su hogar.

La menor vive con una familia que, desde hace cinco años, se encarga de llevarla a todas las terapias y tratamientos que necesita para alcanzar el desarrollo acorde a su edad y a lo largo de los años, ha generado un vínculo afectivo con sus guardadores, explicaron.

Por último señaló que la niña “está muy bien, escolarizada, baila folclore y es una niña feliz” y que, aunque viva con otra familia, seguirá yendo a visitarla y que “conoce muy bien sus orígenes”.