El conflicto entre la Liga Cordobesa de Fútbol y Talleres suma un capítulo más. Y las perjudicadas directas, en este caso, vuelven a ser las jugadoras del equipo femenino albiazul. Desde la entidad que rige el deporte más popular en Córdoba ratificaron la eliminación del torneo oficial de las Matadoras.

//Mirá También: La Liga Cordobesa intimó a Talleres a un descargo

El miércoles 15 de julio, en la sede de la LCF, se volvió a juntar el Comité Ejecutivo y luego de esa reunión se ratificó la sanción que se había tomado en mayo pasado, antes del parate de los torneos por las nuevas restricciones por la pandemia. Las chicas de la T quedaron afuera del certamen por no haberse presentado en tres partidos.

Desde el club aducen que contra Las Palmas, en una de las tres fechas jugadas, se pidió la postergación y desde la Liga no aceptaron ese pedido. Así, con la confirmación de la sanción de la eliminación, el equipo no sólo dejará de participar en el torneo que se va a reanudar en agosto sino que, si el Tribunal de disciplina lo determina, podría perderse tres años de competencia.

En la jornada del martes, la comisión directiva de Talleres realizó un comunicado informando el pedido a la Inspección de Sociedades Jurídicas reclamando por el tema del fútbol femenino y también por el conflicto de los porcentajes del pase de Nahuel Bustos al Girona de España.

El femenino de Talleres y las consecuencias en Conmebol

La sanción al femenino podría tener consecuencias para el club en la Conmebol que exige a las entidades que compiten en Copa Libertadores y Sudamericana que tengan un equipo femenino en competencia oficial.

//Mirá También: El fútbol femenino de Belgrano espera entrar al torneo de ascenso de AFA

El Reglamento de Licencias de Clubes indica: El solicitante deberá tener un primer equipo femenino o asociarse a un club que posea el mismo. Además deberá tener por lo menos una categoría juvenil femenina o asociarse a un club que posea la misma. En ambos casos el solicitante deberá proveer de soporte técnico y toda la equipamiento e infraestructura (campo de juego para la disputa de partidos y de entrenamiento) necesarias para el desarrollo de ambos equipos en condiciones adecuadas. Finalmente, se exige que ambos equipos participen en competiciones nacionales y/o regionales autorizadas por la respectiva asociación miembro”.