Parece increíble pero no lo es: por la mala de educación de muchos vecinos, en la localidad de Mattaldi han decidido suspender la asistencia telefónica a contagiados y contactos estrechos, dados los maltratos que recibían los profesionales de la salud.

La medida fue impulsada por Javier López Dorado, el director del Hospital local Obdulio Vargas, quien remarcó que partir de ahora deberán ser los propios pacientes los que deberán llamar si lo necesitan y serán atendidos siempre y cuando lo hagan civilizadamente.

Sobre la situación, el jefe médico argumentó: “Te ves con una población que responde con agravios verbales, te putean, te dicen lo que quieren, hablando mal y pronto”, dijo a Cabledigital.

“Llega un momento en que te pones a pensar en todo el esfuerzo que se está haciendo con jornadas extensas de trabajo con 40 grados de temperatura pensando en el beneficio de la población”, opinó el médico.

Así las cosas, la medida adoptada es que “no se hará más seguimiento telefónico, solamente se atenderá por esa vía a aquellas personas que se comuniquen con el debido respeto y tengan ganas de acatar las indicaciones que se les brinda”. Más claro, imposible.