Una niña cordobesa que quedó huérfana tras la muerte de su madre fue integrada a la familia de un compañerito del colegio. La Justicia le otorgó la tutela de la nena a la pareja que ya la cuidaba a pedido de su madre, que padecía cáncer.

//Mirá también: Emocionante: dio a luz gracias a las indicaciones de una operadora del 911 de Córdoba

Según contó La Voz, Sofía es compañera de escuela de Nicolás desde hace más de tres años, cuando iban al jardín de infantes. Allí se hicieron amigos y su amistad llevó a que sus madres establezcan una gran relación.

Como Sofía y Andrea (su mamá) no se tenían más que una a la otra empezaron a pasar las fiestas junto a la mamá de Nico, Laura, y su pareja Maxi. Cuando a Andrea le diagnosticaron cáncer, la familia de Nicolás conformada también por otra nena llamada Eva comenzó a cuidar a la pequeña niña.

//Mirá también: Río Tercero: su pareja murió por coronavirus y él renunció al trabajo para cuidar a su beba

Al empeorarse su cuadro, la mujer le pidió a Laura que se haga cargo de Sofi cuando ella ya no esté más. “Andrea nos había dicho que sólo tenía de familia a una tía que era muy grande y a un hermano, con quien no se hablaba. Ellos venían de una historia muy difícil y triste también. Igualmente nosotros hablamos con los dos y les planteamos la situación. Ambos estuvieron de acuerdo en que nosotros criemos a Sofía y no se opusieron”, señaló Laura a La Voz.

El juzgado de Familia de 5ta Nominación de la ciudad de Córdoba le concedió este mes la tutela de la niña a la familia amiga entendiendo que de acuerdo a los informes y a la entrevista, Sofía estaba integrada a la familia y había retomado vínculo con su tío.