El 2 de mayo Verónica murió por covid-19, 20 días después de que naciera Amira, por una cesárea de urgencia en la misma terapia intensiva, y Alexis tuvo que tomar una decisión para poder seguir adelante, aun en el dolor de haber perdido a su pareja.

//Mirá también: Coronavirus en Córdoba: 30 fallecimientos y 2.938 nuevos casos

La beba, que había nacida de manera prematura con 32 semanas, comenzó a recuperarse y el padre decidió renunciar al trabajo, para dedicarse a ella a tiempo completo: “Estoy al cuidado de ella, lamentablemente lo que me sucedió no fue nada fácil”, relató a El Doce.

//Mirá también: Coronavirus en Córdoba: murieron dos hombres de 40 y 42 años, sin patologías previas

Seguidamente, Alexis dijo que trabajaba en Buenos Aires y era imposible viajar solo por lo que “tuve que tomar una decisión y me hice cargo. Dejé mi trabajo, aunque las ganas de trabajar están, pero no tengo quién la cuide”, dijo desde su casa de barrio Montegrande de Río Tercero.

“Estoy poniéndole el pecho, todo el día con ella y no pienso en otra cosa por ahora”, señaló y dice con oficio de padre: “es tranquilita, me deja dormir bien y me despierto cada tres horas para darle la leche”, concluyó.