El sábado 12 de junio, un hombre fue asesinado en la puerta de su vivienda de barrio Residencial América, tras discutir con unos vecinos. La víctima se llamaba Raúl Enrique González (50) y fue baleado mientras estaba en la vereda, reunido con amigos. El disparo fue fulminante y falleció en el Hospital de Urgencia, la noche siguiente.

//Mirá también: Córdoba y su violencia: recibieron a los policías a cadenazos

El hecho ocurrió en la calle José Franco al 600, cuando una moto con dos ocupantes llegó a su domicilio y abrió fuego a González, quien se encontraba tomando en la puerta de su casa con unos amigos. Ni mbien dispararon, la moto desapareció y la víctima quedó tendida en el suelo.

González fue trasladado al Hospital de Urgencias, sin embargo, los médicos poco pudieron hacer. La bala ingresó por el tórax y generó heridas irreparables. Falleció la madrugada siguiente. En el nosocomio, determinaron que el hombre estaba contagiado de Covid-19 y que no estaba realizando ningún aislamiento.

A su vez, el fiscal Iván Rodríguez y un grupo de policías de la división Homicidios comenzaron a rearmar la secuencia que llevó al crimen. En la investigación, detectaron que uno de sus hijos había peleado con jóvenes de una familia vecina. Tras este hecho, González se dirigió a la casa de sus vecinos para recriminar, y se originó una nueva discusión.

Al parecer, esta situación sería la causa por la que Gónzales fue ultimado aquel 12 de junio, en la puerta de su casa.

//Mirá también: Violencia en Córdoba: un joven fue apuñalado en el pecho

Tras la investigación, la Justicia logró encontrar a uno de los acusados. Según fuentes oficiales, se trata de Gabriel Alejandro Rivarola, quien fue detenido en la esquina de Juan B. Justo y Cabiche, barrio Ayacucho, de la ciudad de Córdoba.