Compartían una fiesta y disfrutaban de su diversión en un local que no está autorizado para tal fin, cuando llegaron policías encapuchados y pertrechados para ordenar el fin del festejo, en una propiedad de barrio Maldonado, en Córdoba.

De acuerdo a la información oficial había allí 88 personas festejando sin ningún protocolo de seguridad para prevenir el coronavirus, y entre ellos había personas que habrían estado despachando drogas.

Del total de los participantes, 15 eran menores de edad mientras que cuatro mayores fueron detenidos, dos por la presunta venta de sustancias y otros tantos por ser los anfitriones de la velada, en contravención a la cuarentena, según informó el Minsterio Público Fiscal.