Sobre que todo es ya es de por sí poco claro en estos tiempos de mensajes ambiguos desde los tres niveles de gobierno, la economía tampoco ofrece precios claros para saber dónde estamos parados, aun en insumos indispensables como el GNC, que aumentó en Córdoba ¿o no aumentó? Porque la duda surge al ver las pizarras de las estaciones, donde por estas horas se vive una experiencia similar a la de comprar cigarrillos: el precio es incierto.

Es que en las últimas horas se ha confirmado el incremento en el precio, pero todavía algunas estaciones mantenían los valores anteriores al 11 de enero y hasta, para más confusión, en no muchas estaciones no fue raro encontrarse con los conos naranjas cerrando el paso a los surtidores y el gesto del playero: “no se vende”.

En otras playas se han anticipado y ya desde el fin de semana se vio el metro cúbico a 60 pesos, casi 7 pesos más que el promedio de lo que se pagaba hasta la semana pasada

¿Qué es lo que pasa? le preguntaron al empresario del rubro, Julio Kademián, quien confirmó que “se tuvo que echar mano a una actualización de precios. Hacía siete meses que no se tocaba el valor”, argumentó en declaraciones a Radio Universidad.

Seguidamente, detalló que hay costos “como los costos básicos: mano de obra, energía eléctrica, la distribuidora de gas y el costo del gas. Luego hay que tener en cuenta la distribuidora y el mantenimiento de la infraestructura para el despacho y la producción del gas natural. Nosotros no lo compramos como lo entregamos, sino en una fase que hay que comprimir y enfriar. Eso aumentó”, sostuvo.

“El GNC tiene un solo valor de precio que lo fija el surtidor de YPF. Y el metro cúbico de gas que debemos abonarle al productor de gas es el 13,5 del precio al público del valor de la nafta súper en las estaciones YPF”, reclamó por último.