La canasta básica alimentaria tuvo un costo de 82.388,96 pesos en el mes de diciembre en la provincia de Córdoba, de acuerdo al informe mensual que elabora el Departamento de Estadísticas y Tendencias del Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba y que fue dado a conocer este martes.

El dato no contempló la canasta navideña y señala que diciembre cerró con una inflación mensual de 3,86 por ciento en Córdoba, de acuerdo al informe que indica que esta fue la segunda más alta del año, sólo superada por el 4,12 por ciento registrado durante el mes de abril.

Además, el reporte señala que la inflación acumulada durante todo el año 2021 fue de 49,36 por ciento “superando por más de 20 puntos al 29 por ciento estimado oportunamente por el Gobierno Nacional”, destaca el documento.

¿Cómo fueron los aumentos de diciembre?

Seguidamente, el Centro de Almaceneros brindó un detalle de cómo fueron los incrementos de diciembre, discriminando por productos:

  • Alimentos y Bebidas 3,15 por ciento
  • Bienes y Servicios Varios 3,78 %
  • Equipamiento y Mantenimiento del Hogar 4,60 %
  • Esparcimiento 5,10 %
  • Indumentaria y Calzados 4,75 %

Por su precio de 82.388,96 pesos, la Canasta Básica Total representa que para una familia tipo de cuatro integrantes precisó 2.746,30 pesos por día, para cubrir las necesidades básicas.

Más datos de Córdoba

A través de una encuesta a 2.500 personas, el informe indicó que un 38,80 por ciento de los cordobeses manifestó no haber podido acceder durante diciembre 2021 a la totalidad de la Canasta Básica Alimentaria; mientras que entre los que sí pudieron completarla, sólo el 29,25 lo hizo con recursos propios; mientras que el 70,75 restante, pudo alcanzarla con algún tipo de ayuda estatal, como las AUH en conjunto a Tarjeta Alimentar; Tarjeta Social y otros.

Otro dato de relevancia es que un 68 por ciento declaró que necesitó más del 50 por ciento del total de sus ingresos a la compra de alimentos, algo que también se vio reflejado entre los usuarios de tarjetas de crédito, que en un 42 por ciento de los casos se usaron para la compra de alimentos.