Un Talleres que venía entonado por su clasificación a semifinales de Copa Argentina y con intenciones de recuperar la punta en soledad en Liga Profesional, fue una sombra en el primer tiempo frente a Defensa y Justicia, que lo superó ampliamente y le hizo precio con el 2 a 0 con el que terminaron los primeros 45 minutos.

//Mirá también: Talleres la pasa mal y pierde con Defensa y Justicia

En rigor de verdad a Talleres le cuesta cada vez que se presenta en Varela, donde empató uno y perdió dos en el historial. Y ofreció una pálida expresión futbolística, comparable a la caída en Santiago ante Central Córdoba por 2 a 1 por la tercera fecha. Una de las dos derrotas en el torneo.

//Mirá también: Andrés Fassi y la cautela de Talleres: “El rótulo de candidato es para Boca o River”

Más allá del resultado, lo que más sorprendió fue el bajo nivel de los dirigidos por Alexander Medina. Desconectados, permeables en defensa, demasiados tibios para lo que exigía la ocasión: ganar para retomar la punta en soledad o al menos empatar y compartir la cima con River, que se puso al tope al vencer a Boca.

Otra actuación en falso de Juan Cruz Komar e intrascendente el uruguayo Diego García. Inexplicable su presencia en cancha estando Héctor Fértoli en el banco (presentaba molestias físicas del encuentro con Temperley). De hecho, el Rayo entró en la segunda parte y el equipo fue otro.

En esa primera etapa, la única aproximación de un Talleres abúlico y desconocido fue un cabezazo de Michael Santos, junto al palo, cuando se terminaba un primer tiempo para el olvido.