El 96,29 por ciento de los tenedores de los bonos de la Provincia de Córdoba emitidos bajo ley de jurisdicción extranjera, adhirió a la propuesta de canje que el 11 de enero el gobierno ya había acordado con el grupo Ad Hoc de bonistas. Con ese porcentaje de adhesión, la reestructuración de 1.685 millones de dólares ya estaría cerrada.

De esta manera, la administración Schiaretti consigue dos años de gracia en los vencimientos de capital, un cronograma de pagos que se extenderá hasta 2029 con una nueva estructura de amortización y una leve baja en la tasa de interés, que en promedio baja del 7,22 al 6,08 por ciento. En 2021 la tasa aplicada alcanzará el tres por ciento y en 2022, del cinco por ciento.

Antes de emitir los nuevos bonos, el Gobierno necesita la autorización de la Nación, pero en el Panal consideran que no habrá obstáculos para este trámite. Y la Provincia emitirá nuevos títulos para canjear con los actuales, de acuerdo con los términos propuestos en la última oferta, la quinta desde que inició el proceso de reestructuración en septiembre del año pasado.

En los próximos días deberá concretarse además un pago cercano a los 15 millones de dólares, equivalente al 60 por ciento de los intereses que se encuentran impagos desde el 9 de diciembre pasado. El porcentaje de adhesión fue alto, muy superior al que la Provincia necesitaba para dar por terminada la negociación. Como piso necesitaba que se cumplan dos condiciones: el 66 por ciento de adhesión agregada (sumando los tres bonos) y un mínimo del 51 por ciento en cada una de las tres series de bonos.

La administración Schiaretti intentará ahora la reestructuración del bono CO26, por 300 millones de dólares. Fue emitido en moneda extranjera, pero ese bono no ingresó en la actual negociación ya que fue emitido bajo ley nacional y tiene como garantía a la coparticipación.