La procesión al santuario de Lourdes de Alta Gracia es un tradicional rito religioso de Córdoba y una conmovedora expresión popular de fe, que no tendrá lugar este año y tampoco se podrá ingresar al predio de la gruta, por decisión de la Municipalidad.

Se trata de una medida preventiva en el marco de la pandemia del nuevo coronavirus, para proteger a los vecinos del santuario, que en tiempos normales recibe a miles de personas, que llegan caminando desde Córdoba y muchos que concurren en sus autos.

A la ya notificada suspensión de la peregrinación se suma el cierre del predio de la Virgen de Lourdes, los días 10 y 11 de febrero, según anticiparon voceros municipales a Resumen de la Región.

Además, del miércoles a las 16 y hasta el jueves a las 21, se instalarán una serie de cortes de calles en la zona, a la que sólo podrán acceder los vecinos del lugar, de a pie y mostrando su DNI.