La Justicia falló en Córdoba y le dio un cierre a un caso que conmocionó a la comunidad de Alta Gracia, en torno a la decisión de un joven de matar de dos tiros a su padrastro, mientras dormía.

Por el hecho condenaron a Maximiliano Agustín Romero a cinco años de prisión, en vez de la prisión perpetua que podría haberle tocado, ya que el tribunal consideró como un atenuante la larga historia de padecimientos, violencia y abusos a los que fue sometido el reo por parte de quien fue la víctima.

Toda esa historia de vejámenes y humillaciones que el acusado y su madre sufrieron desde que él era un niño llevaron a considerar que se trató de un “homicidio en estado de emoción violenta agravado por el uso de arma de fuego”, se escuchó en el tribunal.

La noche del 3 de diciembre de 2018, el joven que hoy tiene 20 años ingresó a la habitación donde dormía su padrastro y le disparó dos veces con un arma de fuego; para luego salir de la casa en la que vivían y presentarse horas más tarde en una comisaría de Alta Gracia, contando lo que acababa de hacer.

Desde entonces, el muchacho está en el penal de Bouwer, desde donde asistió a las audiencias de manera virtual, para escuchar su condena a cinco años de prisión.

Aun entre las rejas, el joven dijo sentirse bien y “estar libre”, en referencia a la figura de Néstor Fabián Romero, quien había sido el autor de sus padecimientos, según se pudo comprobar a lo largo del proceso.