La violencia en el fútbol volvió a llamar la atención este fin de semana en Córdoba. Después de que se conocieran las imágenes de las agresiones a una terna arbitral en el partido entre Comercio y Club Social Travesía, el que salió a repudiar los hechos fue Marcelo Frossasco, Presidente del Consejo de Seguridad Deportiva de Córdoba.

“Cuando tuvimos conocimiento de la situación me comuniqué con el jefe de la departamental y tuve contacto con el presidente de la Liga y la Federación. Veníamos de tres eventos masivos sin incidentes: el ATP 250, el partido de Eliminatorias entre Argentina y Colombia y el clásico entre Talleres y Belgrano del cual el país habló y ponderó por su organización. No vamos a permitir que este tipo de situaciones empañen el prestigio que tiene Córdoba en materia de seguridad deportiva”, arrancó declarando a El Show del Lagarto.

Y añadió: “Estamos solicitando una ampliación del informe. Hay mucho material fílmico que le pedimos al jefe de la departamental que le pongan nombre, apellido y DNI a cada uno de los responsables para incluirlos en el programa Tribuna Segura y no puedan ingresar por todo el tiempo que nos autorice la ley a un espectáculo deportivo. Convoqué a la mesa Cosedepro para analizar este cúmulo información para recomendar al Tribunal de Disciplina de la Federación Cordobesa la mayor pena que nos autorice la ley para aplicar a este tipo de incidentes”.

Son realmente inadaptados, delincuentes del deporte que nada tienen que hacer en el deporte. Son los propios jugadores de fútbol, en este caso en particular es doblemente agravante, son los propios jugadores. Es inadmisible, es intolerante y les vamos a caer con todo el peso de la ley”, enfatizó.

Sobre los pocos agentes de Policía que se ve en las imágenes, Frossasco explicó: “En el informe previo surge que no era un partido de riesgo. En este caso se determinó los adicionales entre los clubes y la Federación Cordobesa. Justo se suscita en un lugar donde estaban estos dos policías, el resto estaba en otros lugares del estadio. Si no fuera por la pronta intervención de la Policía estaríamos lamentando consecuencias mas graves”.

Habló el árbitro agredido en Villa Dolores

Por su parte, el que salió a brindar declaraciones fue Mario Rojo, el árbitro del encuentro que se llevó la peor parte de las agresiones. “Dentro de todo lo malo estoy bien, tengo algunos golpes en el rostro, en la parte derecha de la cara, el ojo, el pómulo y la frente. Cuando fui a hacer la denuncia me vio la médica y no era nada grave. El que peor la pasó fui yo, el resto tiene raspones por patadas, pero nada grave”, explicó.

Sobre qué fue lo que desató la violencia, el árbitro aventuró: “Iba ganando la visita 2-1 con uno más, había expulsado a un jugador de los locales. A los 45 cobro el penal, era claro. No reclaman tanto la gente de la visita y a espaldas mías se arma un entredicho entre los jugadores. La bronca era con el que hace el gol, con nosotros no era un reclamo fuera de lo normal, el mismo jugador reconoce que era mano y el arquero decía que en esa cancha siempre pasa lo mismo. Había bronca entre ambos, amonesté a los jugadores involucrados, reanudo el partido y pasado unos minutos termina el partido”.

Hasta ahí todo parecía normal, pero el problema vino una vez finalizado el encuentro y cuando llegaron los jugadores suplentes. “La pica seguía cuando nos estábamos juntando se vienen los titulares a protestar y cuando vienen los suplentes directamente ellos empiezan a las patadas, cuando empezaron las patadas, retrocedimos. Mientras tanto los titulares nunca esperamos que nos fueran a pegar. Tenemos identificados a los agresores”, concluyó Rojo.