Luego de las protestas protagonizadas por los empleados, el Complejo Esperanza retomó el sábado su funcionamiento y los guardias del establecimiento juvenil volvieron a sus tareas habituales.

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia informó en un comunicado:"La firme decisión del Ministerio de avanzar en una serie de medidas que mejorarán el funcionamiento interno posibilitaron neutralizar y deponer la actitud de algunos trabajadores que pretendían hacer caso omiso a la autoridad”.

Los empleados del establecimiento trabajarán 12 horas de trabajo por 36 de descanso. "La medida es en beneficio de los propios trabajadores, pero además garantiza una mejor atención a los jóvenes privados de su libertad que se encuentran allí alojados", explica el comunicado.

También se confirmó el ingreso de 60 nuevos guardias y 10 socioeducadores, que se seleccionará a través de un convenio con la Universidad Provincial de Córdoba.