Fue la expresión del arzobispo de Córdoba en la homilía que se realizó en homenaje a San José Gabriel Brochero.


“Esto nos invita el papa Francisco, una Iglesia en salida. “¿Qué significa eso? Precisamente, eso de dejar de lamentarnos, y ver confiando en el Señor que nunca nos abandona, qué podemos hacer entre todos”, dijo el arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez, en el marco del 104° aniversario de la muerte de San José Gabriel del Rosario Brochero, en la misma homilía que se hizo en Villa Cura Brochero.  

Ñáñez presidió la santa misa que se celebró este viernes en el predio La Providencia, donde también estuvieron el obispo de Cruz del Eje,Hugo Araya; entre otros obispos.

Cura Brochero

En su homilía, Ñáñez destacó que “cuando Brochero llegó a ese lugar era un hombre joven, de 29 años, y se quedaba sólo”. “Pero no se dejó ganar por ningún tipo de desaliento. Ningún tipo de tristeza, sino que con una paciencia inquebrantable se entrega a la obra evangelizadora. Y está de por medio su fe inconmovible, su apego al evangelio que medita y predica todo los días”, dijo.

Finalmente, pidió la intercesión de San José Gabriel Brochero y de la Beata Catalina de María.  “Que nos alcancen la gracia de una confianza enorme en el Señor. De tener el deseo de salir, y hacer la tarea evangelizadora y de esperar los frutos como ellos los esperaron pacientemente”, expresó.

Fotos: Santuario Cura Brochero


En esta nota:

Córdoba cura brochero


Comentarios