"Hay una voluntad direccionada de Talleres a no pagar", el argumento para la denuncia penal.


El conflicto entre la Liga Cordobesa de Fútbol y Talleres se endureció, ya que la entidad madre denunció penalmente al club de barrio Jardín, a su presidente Andres Fassi y al secretario, Gerardo Moyano, su sobrino.

La demanda, por defraudación, es por el 2 por ciento por ciento que reclama de las transferencias recientes de Facundo Medina, Andrés Cubas y Guido Herrera, entre otras operaciones realizadas por el club. También denegará el pase de Nahuel Bustos, cedido al Girona de la Serie B de España.

Desde Talleres replicaron que el reclamo es improcedente, ya que no se trata de futbolistas originarios de la Liga Cordobesa.

“Hay una voluntad direccionada de Talleres a no pagar”, planteó a su vez el doctor Pérez Moreno, abogado de la LCF, en El Show en La Red.

“Talleres retuvo ilegalmente el dinero que corresponde al 2% que le deben a la Liga Cordobesa. No tienen derecho a retener ese monto y la Liga está obligada a hacer cumplir el estatuto de sus afiliados”, remarcó el letrado. 

“En el contrato de Facundo Medina y Parede indica que hay que abonar este 2% a la Liga. En los demás, no figura”, añadió.


En esta nota:

Deportes Talleres


Comentarios