Cuatro integrantes del plantel y una feliz coincidencia: la llegada de sus hijos durante el aislamiento por la pandemia.


En una situación tan atípica como la que se atravieza en la mayor parte del 2020 por la pandemia de coronavirus, para varios de los futbolístas de Instituto la cuarentena es todavía más desacostumbrada. Y a la vez, una etapa inolvidable.

Es que cuatro integrantes del plantel fueron padres, tres de ellos por primera vez. Una rareza que le puso un toque de ternura a un año tan arduo.

Emiliano Endrizzi recibió a Nicci, su primera hija, hermana de Agustín. Lautaro Petrucchi fue padre de Emma. Cristian Carrizo le dio la bienvenida a Román, y Juan Ignacio Sills a Gerónimo, el pasado 24 de julio.

El Chavo ya era papá de Valentino, quien en setiembre cumple los seis años. Y el 24 de mayo llegó Nicci, en pleno aislamiento. “Nos gustó el nombre, porque sale de lo cumún, y queda bien con nuestros apellidos, que son de origen italiano. Cuando sea grande se lo puede cambiar, pero a nosotros nos encanta, y también la gordita que es hermosa”, se emocionó.

“Desde hace cinco meses que no podemos viajar a Catamarca, para que mi familia conozca a la bebé. Mi señora Johana es de Córdoba pero todavía no la bautizamos porque los padrinos son de Catamarca. Estamos esperando la habilitación para que puedan venir. Es otro motivo para pedir que todo esto pase lo más rápido posible”, relató el polifacético jugador Albirrojo.

Los Endrizzi, con el pequeño Valentino que disfruta de su nueva hermanita.

Y completó: “No hubiéramos imáginado que nuestra bebé nacería en medio de una pandemia que afectó tanto a todos. Pero ser padres siempre es una bendición”.

“Nos gustó el nombre Nicci porque es de origen italiano y va bien con nuestros apellidos”, explicó el Chavo Endrizzi.

Padre primerizo, el Monito Carrizo disfruta de Román. “Nació el 26 de marzo a las 17.22, con 3,60 kilos. Justo cuando empezaba la cuarentena. Se llama Román Carrizo León porque lleva el apellido de los dos. Y queríamos un sólo nombre. No es por Riquelme, es porque a mi señora le gustaba. Por suerte duerme de corrido, porque si no se me complicaría ya que entreno a la mañana. Aprovecho todo lo que puedo para estar con él, desde el minuto uno, y fue lo más hermoso. Apenas se pueda nos vamos a hacer socios de Instituto con el grupo familiar“, aseguró.

Los Carrizo León, con el pequeño Román. El nombre no es tributo a Riquelme…

“Al principio nuestros parientes no lo conocían. Cuando se habilitaron, hicimos una juntada para que lo vean pero son varios lo que todavía no lo conocen. Estamos viviendo en la casa de la madre de Macarena, mi señora, y ayudo lavando su ropa y un poco con la limpieza también. Nunca había cambiado un pañal y no quería saber nada, hasta que llegó Román”.

Román nació cuando comenzaba la cuarentena en el país. Muchos de sus familiares todavía no pudieron conocerlo.

En San Antonio de Areco, su pueblo natal, y mientras espera la decisión de Instituto para regresar al plantel (Fernando Teté Quiros quiere retenerlo), Gerónimo le cambió la vida a Sills.

“Dentro de todo lo malo y triste de este año por la pandemia, el bebé nos trajo una inmensa felicidad con su nacimiento. Como ahora puedo manejar los horarios de entrenamientos y no madrugo, puedo levantarme a la noche para atenderlo. Con Emilia, mi señora, nos acoplamos muy bien y estamos dedicados cien por ciento a él“, detalló.

Gero, el recién llegado a la familia de Juan Ignacio Sills. “Una amor inexplicable”, describió. En Instituto quieren que siga siendo Albirrojo.

“Por suerte Gero duerme mucho y por ahora, todo es teta. Que haga el provechito me toca a mí. Y cambiar el pañal también. La primera vez lo hice yo porque nació por cesárea y mi señora estaba con los efectos de la anestesia. No es fácil pero se hace con un amor distinto, inexplicable“, resaltó.

Emma es una nueva Albirroja en la famlia. La hija de Petrucchi, el arquero que desde el 27 de abril sumó otra responsabilidad además de cuidar el arco de la Gloria. “Tres meses alegrando nuestras vidas. Felices tres meses hija hermosa. Dejá de crecer”, le escribió en su cuenta en Instagram.

La paternidad trascendió los límites, ya que Guido Mainero, ex Instituto y fanático de la Gloria, quien gracias a Pía ya festejó su primer Día del Padre. “Te soñé y te hiciste realidad”, le escribió el volante.

Y también va más allá de los deportes porque en el club, en el básquet, se saludó la esperada noticia de que Sebastián Ginóbili, el entrenador Albirrojo, será padre por primera vez a fin de año.




Comentarios