Con su victoria por 2-0, la Juventus despachó a Sampdoria y festejó por anticipado su noveno Scudetto consecutivo en la Liga Italiana.

Y lo hizo con Paulo Dybala como una de las figuras, ya que el ex Instituto anotó once goles (ocho para abrir el marcador) y sirvió once asistencias. Su mejor asistencia desde que llegó a Italia, donde obtuvo una decena de títulos.

El cordobés soltó el festejo en el vestuario, ya que debió salir a los 39 del primer tiempo por una lesión y el técnico prefirió resguardarlo para el partido de vuelta con Lyon, en Champions League (deben remontar el 1- de la ida).

Para la Joya se clarificó el panorama, afianzado en un club multicampeón, en una gran sociedad con Cristiano y dejando atrás la cuarentena por haber dado positivo con coronavirus.