Nunca mejor dicho: la situación del transporte público en la ciudad de Córdoba está sostenida con alfileres y cualquier viento la puede derribar, dada la debilidad del acuerdo alcanzado por la Municipalidad con los choferes de colectivos, que casi se cae por completo a pocas horas de haberse celebrado.

A este panorama donde todo se ve tan endeble se suma el trágico designio que expresan los empresarios nucleados en Fetap, quienes advierten que pueden "ir al quebranto varias empresas", dicen en redes sociales y en declaraciones mediáticas.

En tal dirección, el titular de Fetap, Enzo Noriega, expresó que "la situación de las empresas es tal cual como decimos: están complicadas y, si esto no se revierte, van al quebranto", argumentó en diálogo con radio Cadena 3.

Como es habitual, las empresas cordobesas asignan la raíz de sus problemas a los montos en subsidios que aporta el Gobierno Nacional, en una queja que no es nueva ni desconocida para los cordobeses.

Nuevamente, Fetap insiste que sin mayores subsidios las empresas se verán en dificultades al punto de llegar "al quebranto", como dice Noriega, a modo de preaviso de que en breve podrían tener problemas con el pago de los salarios de sus trabajadores.

A través de un comunicado, Fetap sostiene que sin un incremento del flujo de dinero que reclama a Nación "es imposible regularizar los salarios y mantener a las empresas en funcionamiento. Las injusticias en los aportes entre Buenos Aires y el interior del país también se producen entre el interior de Córdoba y la Capital", afirman.