Es la primer efeméride que cae en cuarentena. Las nuevas flexibilizaciones y la autorización de reuniones familiares, incrementan la demanda.


El Día del Padre de este próximo domingo es la primera fecha del calendario comercial que cae en tiempos de cuarentena. Los negocios cordobeses están expectantes de que las ventas crezcan un poco para intentar compensar, aunque sea un poco, todo lo perdido por la inactividad causada por el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Salvo para los shoppings, las habilitaciones para la actividad mercantil autorizadas en los últimos días por el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) permiten que hoy la mayoría de los comercios cordobeses puedan tener sus puertas abiertas. Sin embargo, todavía subsisten varias restricciones a la circulación de las personas.

Referentes del sector señalan que los negocios se han preparado para aprovechar al máximo la efeméride, aunque son conscientes de que se trata de un contexto muy particular, en el que las ventas se moverán algo más que en los días previos, pero sin alcanzar los niveles de años anteriores.

Los comercios extenderán horarios de atención los sábados 13 y 20 de junio, y el viernes 19.

La expectativa que tienen los comercios del Centro son positivas, pero estamos viendo que hasta ahora el movimiento es moderado. Es posible que las ventas crezcan entre viernes y sábado, pero todavía no sabemos qué sucederá en esta situación de cuarentena”, dijo Nadia Villegas, directora general de la Cámara de Comercio de Córdoba (CCC), a La Voz.

La CCC ha lanzado una serie de acciones especiales para el Día del Padre, buscando alentar las ventas, incluso con un pedido de extensión horaria para el próximo sábado hasta las 18, que ya fue autorizado por el COE.

Según Villegas, “la realidad es que el consumo está complicado”.

“El comercio ya venía con una retracción en las ventas de dos años, y ahora con la pandemia, sin transporte y limitación a los movimientos, las ventas siguen en baja”, explicó. “Además la gente tiene menos dinero”, agregó.

También se indicó que muchos comercios están promoviendo la venta online (telefónica o por internet) para captar parte de la demanda, aprovechando la experiencia acumulada en los últimos dos meses.

Además de regalería, se espera que para el Día del Padre se movilicen las ventas de carne para los asados, aprovechando la habilitación del COE para las reuniones familiares de hasta 10 personas.

Asadazo en las reuniones familares en Córdoba.

Fabián Lattanzi, gerente del Mercado Norte, dijo que las ventas para el próximo domingo vienen a buen ritmo, y que esperan la mayor demanda para el viernes y sábado. “Los que tienen más reservas son los carniceros. Sobre todo de cortes para asado, como costilla, matambre y vacío. En casi todos los casos, las ventas son para grupos de entre 8 y 10 personas”, detalló a La Voz.

También hay reservas de cabritos, de entre cinco y seis kilos, a los que se agregan dos o tres kilos extra de asado. Las ventas de lechones y corderos son menores.

Muchos locatarios están ofreciendo combos especiales para el Día del Padre a través de las redes sociales, sobre todo de cortes de asado de cerdo, que está un poco más barato”, explicó Lattanzi. “La previsión es que trabajemos bien para el Día del Padre. Esperamos mucho movimiento especialmente el viernes y el sábado”, sostuvo.

El kilo de costilla de novillito ronda los 360 pesos y el matambre los 380. Los cabritos de hasta seis kilos se venden entre 380 y 420 pesos por kilo, y los lechones de hasta ocho kilos, a 380 pesos. El cordero, desde 340 pesos. El pollo, por su parte, a 150 pesos por kilo.




Comentarios