En el Hospital Córdoba, se realizó en mayo la primer Linfadenectomía inguinal superficial y profunda realizada por videolamparoscopía, a un hombre de 62 años con diagnóstico de cáncer de pene.

Se trata de una intervención mínimamente invasiva que se hace a través de una pequeña incisión en la zona inguinal, y resulta más conveniente que el abordaje abierto tradicional.

Hasta el momento, la única provincia con registro en el uso de esta técnica quirúrgica en Argentina, había sido Buenos Aires. Esta baja casuística en su utilización se da principalmente por la complejidad de la cirugía y por la baja frecuencia de este tipo de tumor.

El equipo quirúrgico del servicio de urología del hospital Córdoba, integrado por el jefe de servicio Gustavo Bechis, y los profesionales Marcelo Bertran y Luis Abreu, destacaron los beneficios de este tipo de cirugía.

"Esta técnica disminuye el número de complicaciones, acorta la estadía hospitalaria, posibilita una mejor y más rápida recuperación post operatoria y, por último y no menos importante, el resultado estético es excelente", detallaron los cirujanos.