La ley prevé que deben entregar preservativos o reintegrar el costo si hay un pedido médico. Una usuaria descubrió que el sistema sólo lo hacía con varones y reclamó.


El reclamo de una mujer que pidió a una obra social que le cubra el gasto en preservativos -como está previsto por la ley- puso de relieve que el mecanismo de cobertura en el caso de condones sólo alcanzaba a los usuarios varones.

La historia fue publicada este martes por La Voz, sobre el caso de Mariela Díaz, quien paga cinco mil pesos mensuales por el plan 3.000 del Grupo de Medicina Privada Sancor Salud y a fines de noviembre se dirigió a la firma, con una prescripción médica, a pedir que le proveyeran de 30 preservativos. La respuesta fue negativa.

“Lo primero que hice fue pedir a mi ginecólogo una orden médica por 30 preservativos. Él la hizo sin ningún problema y además me felicitó por la atención que le doy a mi salud. Fui hasta las oficinas de la empresa de medicina prepaga, donde me tomaron la orden y me dijeron que aguardara”, relató.

Tras esperar un mes, volvió a reclamar y le pidieron una nueva orden médica porque la anterior había vencido. “Pasó otro largo tiempo, así que llamé al 0800 y expresé mi enojo. Allí me explicaron que los condones son para varones y que me ofrecían alternativas, pero les dije que mi intención era cuidarme con preservativos de barrera para evitar cualquier enfermedad de transmisión sexual”, recordó.

La respuesta final, reseña la crónica, llegó por correo electrónico: “Se brinda cobertura a asociados masculinos, únicamente por reintegro, con un tope mensual de 500 pesos (no acumulables) presentando comprobante”.

“Cuando la leí, no podía creer lo que estaban viendo mis ojos. Se trata de un acto de desprotección y de discriminación al mismo tiempo. Ellos deberían saber que, si cuido mi salud, se evitan gastos de todo tipo”, argumentó la mujer.

Consultada por La Voz, la Superintendencia de Salud de la Nación también respaldó la posición de Díaz. “Por ley 25.673, que crea el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, las obras sociales deben entregar preservativos o reintegrar el costo de estos, siempre que el pedido sea acompañado por una orden médica”, detallaron desde la entidad.

Por su parte, María Victoria Piazza, quien vive en Villa María y tiene una historia similar a la de Mariela Díaz también pidió preservativos a Sancor Salud y le sugirieron “que fuera a la asistencia pública”.

Ante la consulta de este medio, desde el Grupo de Medicina Privada Sancor Salud informaron que cubrirán los pedidos de las dos afiliadas, pero lo harán de manera excepcional. “Nuestro compromiso es el de seguir pensando en nuestra ‘letra chica’ para aggiornar la cobertura a las nuevas demandas que estamos recibiendo”, dijo Florencia Álvarez, vocera de la prestadora de salud.

“No debería ser una excepción. Se trata de una ley que las prestadoras de salud están obligadas a cumplir”, lamentó Mariela Díaz. “Eso fue lo que le dije a la persona que se comunicó conmigo y me adelantó que ‘revisarán la política’ de prestaciones”, comentó Díaz.

La Superintendencia de Salud de la Nación insistió en que las obras sociales que no brindan con la cobertura a pesar de las prescripciones médicas “están incumpliendo la ley”.

¿Viviste o conocés alguna experiencia similar a esta?​




Comentarios