El exjugador de Atenas le hizo esa promesa a su madre y finalmente la cumplió en los últimos días.


Por problemas de salud, vinculados con su corazón, el Gringo Walter Herrmann finalizó antes de tiempo su temporada con la Asociación Deportiva Atenas, a comienzos de este año.

Fue un duro golpe para él pero sin embargo alguien que en su momento perdió en un accidente de tránsito en el año 2003 a su novia, su hermana y su madre y pudo recuperarse, seguramente será una piedra más en el camino.

El presente lo ubica en España, ya con 40 años y con la intención de cumplir una promesa que le había hecho nada menos que a una de las personas que murió en esa tragedia en las rutas: su mamá.

Walter se había comprometido con ella nada menos que a terminar el secundario.

“Una vez le prometí a mi vieja que algún día iba a terminar quinto año. Me quedaron un par de materias al hacerme profesional con el básquet a los 17 años y acá estamos… Las promesas se cumplen y el que realmente quiere, ¡puede!”, fue el mensaje del integrante de la Generación Dorada que se colgó el oro en Atenas 2004.




Comentarios