Ahora jugador de Mitre, enfrentó al Pirata en el amistoso y lo hará en la Primera Nacional. "No tuve la oportunidad de ponerlo en la mesa como ánalisis", resaltó.


Belgrano disputó el último amistoso previo al inicio de la Primera Nacional y perdió 1 a 0 en el partido principal ante Mitre de Santiago.

En el duelo entre remanentes goleó 4-0, y en el equipo santiagueño jugó Guillermo Farré. Primera vez que el volante enfrenta al Pirata. Y lo volverá a hacer durante el torneo porque comparten la Zona A.

Y para Farré la sensación es especial, por la huella que dejó en Belgrano. Porque en Villa Esquiú lo saludan como si nunca se hubiera ido. Porque se siente como en su casa.

“Saben del cariño que tengo por el club, me hubiese gustado, pero en Belgrano se optó por otras alternativas, bien respetadas”, enfatizó el volante central.

Tras la final a la que accedió con Sarmiento de Junín y que no se coronó con el ascenso, su nombre se vinculó otra vez al Pirata. El destino fue otro.

“Con Belgrano nunca tuve la posibilidad de ponerlo a la mesa como análisis”, aseguró.

Por esas ironías del fútbol, cuando jugaba por el ascenso a Belgrano le tocaba perder la categoría.

Ahora sabe que volver a Alberdi como futbolista es casi utópico. No descarta hacerlo en otro rol, ya que su intención es dedicarse a la dirección técnica. “Pero por una cuestión ética yo no me puedo ofrecer. Y hasta aquí, no me fueron a buscar” explicó.




Comentarios