Estaba de vacaciones en San Andrés y sufrió un arrebato. En el forcejeo dio su cabeza contra el pavimento y quedó en grave estado. Por fin, buenas noticias.


Finalmente y después de dos operaciones en la cabeza y más de dos semanas en coma, la reconocida titiritera argentina Teresa Grossi se recupera lenta pero favorablemente en el Hospital Clarence Lynd Memorial, de la isla de San Andrés, en Colombia.

“Se le retiró la sonda y ya toma agua por sus propios medios, y en el mediodía de este martes se le dio sopa”, señaló la médica terapista Gisella Archbold.

La artista está afincada desde hace mucho tiempo en Traslasierra y es la propietaria de La Casa de los Titiriteros.

Fue internada el lunes 15 de julio, luego de haber sido atacada por motochorros el domingo anterior, cuando le arrancaron la cartera y en ese tirón Teresa cayó al suelo y dio de lleno la cabeza con el asfalto.

Dos semanas después de la angustia y los padecimientos de familiares y amigos, al fin parece haber buenas noticias respecto del estado de salud de Teresa.

Incluso se habla de que este miércoles pasaría a una sala común, según señala Clarín.com

El cirujano neurólogo que la operó, César Ignacio Sierra, dejó en claro que si la recuperación sigue a este ritmo, podría volver en un avión de línea, si es necesaria acompañada de una enfermera, a fines de la próxima semana.

“Es una noticia inmensa, es lo que todos los amigos de Tere estábamos esperando”, dijo una de los amigos de Teresa a ese medio.




Comentarios