Tres años pasaron para que un hombre sospechado de ser quien mató a una menor de edad de un disparo, en Perú, fuera atrapado este miércoles en Córdoba por la Policía Federal Argentina.

Todo se remonta a 2016 cuando el hombre, que tenía pedido de captura internacional, manejaba un taxi. En ese momento mantuvo una pelea con un transeúnte. Por tal motivo, se bajó de su vehículo con un arma de fuego, realizando un disparo que provocó el deceso de una menor que se encontraba en el interior de un auto estacionado en el lugar.

A raíz de eso, el hombre era buscado por la justicia de la República de Perú, ya que está imputado por el delito de "homicidio agravado en grado de tentativa". 

Tras la publicación de una Notificación de Índice Rojo de Interpol, los uniformados de la Policía Federal comenzaron con las tareas tendientes a determinar la localización del buscado.

Para ello, se valieron de diversas tareas investigativas y de campo, como así también de intervenciones telefónicas. Asimismo, los efectivos mantuvieron un intercambio constante de información con sus colegas del citado país.

Finalmente, el personal de la División Investigación Federal de Fugitivos del Departamento INTERPOL logró establecer que el implicado se encontraba en la ciudad de Córdoba. Fue allí en donde los miembros de la PFA apresaron al individuo, de 27 años de edad.

"Nuestro país ya no es más un refugio para delincuentes. Trabajamos día a día para que quienes hayan participado de algún hecho ilícito rindan sus cuentas ante la Justicia", afirmó la ministra Bullrich, tras instruir políticas expresas a la Secretaría de Seguridad a cargo de Eugenio Burzaco.

Intervino en los hechos el Juzgado Federal N° 2 de Córdoba, a cargo del Dr. Alejandro Sánchez Freytes – Secretaría a cargo de la Dra. Josefina González Núñez.