Reclaman ser reincorporados en sus puestos. Fueron cesanteados durante el conflicto de 10 días en 2017. Interviene la Justicia. 


Un grupo de choferes despedidos tomaron este martes la sede de la Unión del Transporte Automotor (UTA), en reclamo para ser reincorporados en sus puestos.

La toma, con quema de cubiertas y carteles, se lleva a cabo en avenida Vélez Sársfield y San Luis, a la espera de ser recibidos por autoridades para tratar los reclamos laborales.

Uno de los voceros de la protesta, Raúl Tancalal, aseveró que se trata de unos “100 choferes” que fueron “injustamente despedidos” por el paro de 10 días del transporte público a mediados de 2017.

“No estamos tomando el gremio, lo estamos ocupando. Somos trabajadores injustamente despedidos. No queremos paro ni nada, sólo la solidaridad de nuestros compañeros. El transporte no se va a cortar”, dijo en Mitre Córdoba.

El fiscal José Bringas interviene en la toma del gremio y no se descartaba una orden de desalojo.

El paro de 2017, que tuvo repercusión nacional, finalizó con varios trabajadores despedidos.

(Twitter gentileza Javier Sassi de Más Radio).




Comentarios