El operativo se llevó adelante desde el Salón de los Pasos Perdidos en los Tribunales de la Capita


El juez electoral Leonardo González Zamar confirmó que las 8.653 urnas en las que los cordobeses votarán para elegir gobernador y vicegobernador, 70 legisladores locales, intendentes y los tres tribunos de cuentas, comenzaron a llegar este sábado a las escuelas habilitadas para la elección de mañana.

El operativo de traslado se llevó adelante desde el Salón de los Pasos Perdidos del Tribunal Penal No. 2, que es donde se concentraron y prepararon las urnas bajo el control de los jueces González Zamar, Jorge Namur y María Teresa Vidal.

“La empresa Andreani está a cargo del traslado y sus camiones son custodiados por la policía provincial hasta que las urnas llegan a los establecimientos educativos habilitados para el sufragio”, dijo González Zamar mientras controlaba uno de los operativos de carga.

“Hay 20 nodos de distribución en toda la provincia. Son cinco distribuidos en la Capital, y los otros en el interior”, detalló Namur.

“Las urnas se llevaron anoche a esos nodos, que son centro de acopio más cercanos a las distintas localidades, desde donde hoy a partir de las 8 comenzaron a trasladarse a los 1.218 colegios, de los cuales 355 están dentro de la capital de Córdoba”, sostuvo González Zamar.

Una vez finalizado el comicio, se inicia el operativo retorno por el cual, “desde cada uno de los puntos, las urnas regresan al Salón de los Pasos Perdidos del Tribunal para el escrutinio definitivo”, contó González Zamar.

Según detallaron los jueces, hay 17.300 autoridades de mesa, que fueron previamente capacitadas para llevar adelante este domingo el acto electoral sin sobresaltos.

Además, en cada escuela hay asignado un “Fiscal Público Electoral (FIPE), que es el nexo con la mesa de votación y es el que tiene a cargo la apertura de las mesas y la transmisión de datos”, detalló el juez.

Según las fuentes, los FIPE dependen del Tribunal Electoral y hay uno por escuela, salvo en los casos en los que en los colegios hay más de 10 mesas habilitadas. “En esos casos se cuenta con dos FIPE”, aclararon.

Estos fiscales del día de la votación son empleados que pertenecen al Poder Judicial, y que previamente se anotaron de manera voluntaria para desarrollar la tarea.

“Por ese día de trabajo cada uno de estos fiscales cobra $2.500, más $500 para refrigerio, que es lo mismo que perciben las autoridades de mesa titulares y suplentes. Pero, además, los FIPE obtienen un certificado que les da puntaje dentro de su carrera judicial”, concluyó Gonález Zamar.






Comentarios