La riqueza natural y económica de Entre Ríos se potencia cuando estudiantes y profesionales juntan esfuerzos para hacer crecer el perfil productivo de la provincia. Tal es lo que sucedió con Marcela Díaz Vélez y Clara García quienes se recibieron de Ingenieras en Alimentos con un proyecto que propone la elaboración de una bebida energizante a base de arándanos, limón y naranja, como una opción más natural, aprovechando las propiedades nutritivas de las frutas de nuestra región.

Las jóvenes, egresadas de la Facultad de Ciencias de la Alimentación de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER), apuntan a fortalecer el uso de ingredientes nacionales y buscar una alternativa local a las posibilidades que existen en el mercado. La bebida propuesta apunta a ser ingerida como un refresco paliativo al desgaste de la vida cotidiana y brindando un plus de energía, el cual, además, proveerá de amplios beneficios nutricionales.

Consumo en el país

Las egresadas pudieron dar cuenta de que en Argentina se venden aproximadamente unas 125 millones de latas de energizantes al año, provenientes de marcas internacionales, de acuerdo con las cifras de la Cámara de Fabricantes de Alimentos Dietéticos y a Fines (CAFADyA). La tendencia de consumo de estas bebidas es creciente y los datos muestran que el mercado creció un 15% durante el 2019.

Teniendo en cuenta esta realidad, Marcela y Clara buscaron darle otra cara al mercado, “alejándonos de los estereotipos promovidos por las grandes marcas que asocian las bebidas energizantes a salidas nocturnas y consumo con alcohol. Nuestro producto se focaliza en la rutina de los consumidores, apuntando a ser ingerida como un refresco paliativo al desgaste de la vida cotidiana”, explicaron.

Finalmente, se informó que el consumo diario de arándanos, limones y naranjas contribuye a la prevención de enfermedades, “por lo que el jugo propuesto por las ingenieras contendrá, en su composición, un porcentaje de jugo natural que le brindará un sabor frutal que lo distinguiría de los productos que actualmente circulan en las góndolas”, señalaron desde la casa de estudios.