En la tarde de ayer, aproximadamente a 200 metros de la orilla, en una zona de Playa Nebel no habilitada, un grupo de chicos comenzó a ser arrastrado por la corriente.

Tras observar la crecida del río, los guardavidas situados en el lugar habían comenzado a realizar tareas de prevención y a advertir a los bañistas sobre el peligro de permanecer en las piedras situadas sobre el agua.

Debido a esto, los guardavidas Miqueas Ponce y Héctor Pereyra activaron el protocolo de seguridad y acudieron al rescate de 4 jóvenes: 3 chicos menores de edad y uno mayor.

Del operativo también participó el guardavidas Agustín Forguez y la enfermera de turno, ya que se trasladó en ambulancia a uno de los menores al nosocomio local por haber presentado un cuadro de inmersión.