El operativo en la sede donde funciona el gremio y la obra social fue dispuesto por la justicia y llevado adelante por Policía de la Provincia. Allí se procedió al secuestro de varios elementos, entre ellos documentación que indicaría que se habían producido vacunaciones en ese lugar y que en estos días estarían previstas más.

El Ministerio Público Fiscal brindó algunos detalles del operativo.

Según las informaciones suministradas, se decidió el allanamiento a la sede de la calle Dorrego en Comodoro Rivadavia como reusltado del cruce de datos de los datos obtenidos con los allanamientos a los domicilios de personas que se desempeñan en el Hospital Regional.

Desde el Ministerio Público Fiscal señalaron que “la diligencia se desarrolló en forma normal, con la colaboración de las personas que se encontraban en el lugar y se procederá en lo venidero al análisis de la numerosa información, útil para la investigación, que ha sido hallada a partir del relevamiento y secuestro en soportes documental, digital, de teléfonos celulares e inspección general de ámbitos en los que se desarrolló la medida”.

El operativo tuvo resultados positivos.

La fiscal Andrea Rubio, a cargo de la Investigación, junto al procurador de Fiscalía Cristian Olazabal y al jefe de la Brigada de Investigaciones Pablo Lobos y el jefe de la Unidad Regional de policía brindaron una conferencia de prensa en don se informó que encontraron documentación que evidenciaba que miembros del Sindicato de Camioneros “habían recibido la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus y que este viernes iban a recibir la segunda”. Ante ello, “le consultamos al ministro de Salud, Fabián Puratich, si había un convenio entre Provincia y mutuales o sindicatos para ver si podían tener acceso a las vacunas, y nos respondió que no, que las vacunas las recibía el Ministerio y que no había convenios con entidades de trabajadores, sino que se distribuían a los centros médicos de la provincia”, aseveró. “Hasta ahora no puedo asegurar que las vacunas que fueron robadas en el Hospital Regional sean las que se iban a aplicar”, aclaró la fiscal.

Según los mails, mensajes de texto y testimonios, en la Obra Social de Camioneros se vacunaron el 29 de enero con la primera dosis, y hoy (por ayer) sería la aplicación de la segunda dosis a partir de las 9”, expresó Rubio, para añadir que “estos mails fueron borrados de la casilla de correo, y fueron recuperados”.Por su parte, el jefe de la Brigada de Investigaciones de la Policía, comisario Pablo Lobos, sostuvo que en los allanamientos que se efectuaron a partir que se tomó intervención en el caso se secuestraron computadoras donde había mails con listados de personas que “iban a ir a buscar sus vacunas a partir de las 9 horas”.

Participó de los allanamientos personal de la Policía de la Provincia.

También, señaló que “entre los allanamientos que llevamos adelante entre el personal de enfermería y limpieza del Hospital Regional, pudimos constatar que una de las enfermeras era quien aplicaba las vacunas en la obra social del Sindicato de Camioneros. Es una cuestión importante, ya que si no se hubieran llevado adelante los primeros quince allanamientos, esa información no la tendríamos hoy en día”, destacó quien condujo las diligencias en el transcurso de la semana que pasó.