Debido a las intensas precipitaciones que se han presentado en los últimos días, la Dirección Provincial de Agua y Saneamiento (AySA) ha decidido cerrar el ingreso de agua hacia las plantas potabilizadoras para evitar el ingreso del barro que presenta el agua de las crecientes. Los deshechos naturales que acumulan los caudales, tanto de los ríos como de los canales ocasionan que se dificulte el filtrado ya que se pueden producir atascamientos graves en el sistema.

En el departamento Ancasti, la crecida del río Anquincila y Los Molinos afectó el normal funcionamiento de las plantas por lo que se solicita a la comunidad del lugar racionalizar el uso del servicio de agua potable hasta tanto baje el caudal de los ríos y se pueda llevar adelante el proceso de potabilización.

En la localidad de Anquincila particularmente, se cuenta con una perforación que fue repotenciada en los últimos tiempos. Es por ello que mientras el uso del recurso sea responsable, la comunidad no sufrirá el corte del servicio. Se solicita la máxima colaboración en el consumo del suministro.

En los departamentos Pomán y Capayán se repite la misma situación lo que ocasiona que se vea afectado el servicio de agua potable en toda la zona de cobertura. Así mismo,  las autoridades enviaron camiones cisterna que abastecerán a las poblaciones afectadas en donde no se cuente con perforaciones.

Al igual que en los otros distritos en donde se presentan las mismas situaciones, se pide a la población optimizar el uso del agua potable y redoblar esfuerzos en su cuidado hasta tanto se normalice el ingreso de agua limpia desde los ríos hacia las plantas.