Finalmente uno de los dos cachorros de pumas encontrados en la localidad cordobesa de Ordóñez el último miércoles, no sobrevivió tras presentar un severo cuadro de deshidratación. Tras el triste desenlace, el único sobreviviente fue llevado rápidamente al Centro de Rescate y Rehabilitación Tatú Carreta en Casa Grande, para que puedan brindarle una inmediata asistencia veterinaria.

Todo comenzó el pasado miércoles por la tarde, cuando Policía Ambiental recibió el llamado de la Policía de Ordóñez para informar la aparición de dos pumitas en un camino rural a cuatro kilómetros de dicha localidad. Sin embargo, y pese a que efectivos policiales y bomberos locales rastrillaron la zona, no pudieron encontrar a la madre de los cachorros, por este motivo, es que dieron aviso a la autoridad de aplicación de fauna silvestre en la provincia de Córdoba.

Este mismo jueves por la mañana y a horas del hallazgo, un inspector de Policía Ambiental arribó a la Comuna y rescató los animales que luego serían trasladados al Centro de Rehabilitación Tatú Carreta. Pero, desde el Gobierno provincial confirmaron que desafortunadamente la hembra no sobrevivió porque estaba deshidratada.

Lamentablemente la hembra murió porque estaba deshidratada ya que no tenemos precisiones de cuánto tiempo estuvieron en ese camino rural hasta que fueron encontrados por los vecinos de Ordoñez”, informó el director de Policía Ambiental, Adrián Rinaudo.

El cachorro que finalmente sobrevivió, tras ser hallado en un camino rural el último miércoles por la tarde.AGUI | Gobierno de Córdoba.

Mientras que el otro cachorro, de aproximadamente dos meses de vida, sí pudo ser trasladado a la Reserva en Casa Grande, sitio en donde cumplirá cuarentena sanitaria, será debidamente asistido y se evaluará su estado sanitario.

Asimismo, Rinaudo apeló a la toma de conciencia respecto esta situación: “El puma se está quedando sin hábitat en Córdoba y en el país, necesitamos ser respetuosos con cada una de las especies, porque somos los seres humanos los que le invadimos su hábitat natural”, advirtió.

Según lo explicado, debido a la pérdida de hábitat, los pumas suelen acercarse a los campos sembrados en busca de alimento, por lo que en esta época es frecuente encontrar cachorros en situaciones similares a la de los rescatados. Con frecuencia los cosechadores matan o lastiman a la madre con las trilladoras porque no pueden visualizarla y quedan las crías deambulando por los caminos rurales, aportaron desde el área.